miércoles, 16 de mayo de 2012

EN MEMORIA DE UN GRAN AMIGO

Tal vez mañana los jóvenes escritores pregunten por qué no celebramos el dieciséis de mayo la gracia de las muchachas, la alegría de vivir, la fiesta de la palabra viva.; tal  vez mañana  los críticos pregunten  por qué ese día nuestros comentarios eran largas avenidas por donde venía una lenta tristeza.Yo respondo:  por todas partes oíamos los pasos  del joven hermano, por todas partes nos sitiaba su voz de olas agitadas...

Una mañana gris del mes de mayo partiste para quedarte en nuestro recuerdo en forma indeleble, como un gran escritor, entrañable amigo, docente ejemplar e investigador acucioso.


Carlitos, siempre nos acompañarás...